akita-5.jpg

Los perros de nieve se conocen comúnmente como perros de trineo, aunque no son sólo ellos los que deben soportar el frío polar. De todas maneras, el paso de los años ha hecho que esta clase de perros pueda adaptarse a climas de mayores temperaturas y aún así sobrevivir.

Los perros considerados de nieve son aquellos que surgieron en las zonas nórdicas del planeta, que en su momento la característica principal que dichos perros tenían era la de poder tirar los trineos de sus amos. Estas razas son bastante parecidas entre sí, y llamativamente, tienen una semejanza importante con los lobos blancos.

Son animales que poseen un pelaje bien tupido que les permite asilarse de la mejor manera posible del frio y de esa forma soportar las bajas temperaturas. Más allá de su parecido y hasta descendencia con los lobos, pueden sociabilizar con otros perros ya que están acostumbrados a trabajar y vivir en jaurías, pero con una marcada jerarquía.

Las razas más conocidas son aquellas que más se comercializan, de pelaje gris o blanco y de ojos claros, como el Perro de Groenlandia, el Siberian husky, el Alaskan Malamute, o el Perro esquimal canadiense.

Entre las razas de perros de nieve menos comercializadas y conocidas se encuentran el Alaskan Husky, el Samoyedo, el Eurohound, o el Seppala Siberian Sleddog. Pero hay que tener en cuenta otras razas, que más allá  que no tengan el aspecto típico de perros de nieve, son aptos también para regiones de bajas temperaturas, como el Malamute, el San Bernardo, el Pastor Belga, o el Pastor Tibetano.

  • Perro nive

  • Perro nive2

  • Perro nive3

  • Perro nive4